Retroflexion

RETROFLEXIONES EN INVIERNO

El invierno es una estación donde probablemente el frío y la sensación de falta de energía nos haga más difícil llevar a cabo nuestra práctica de yoga diaria.

Esta época suele ser un ciclo de hibernación, de introspección, de observar lo que pasa en nuestro interior. El invierno nos invita a mirar hacia dentro, haciendo posiblemente que nuestro nivel de energía descienda un poco. Nuestro cuerpo es sabio y debemos hacerle caso, disfrutando de lo que nos ofrece esta época. Sin embargo, esta falta de energía puede provocar un efecto demasiado pasivo en nuestro cuerpo. Por eso en invierno intento buscar el equilibrio en mi práctica intentando que la energía continúe circulando de manera adecuada y constante durante este tiempo de introspección. Debemos ver el invierno como una posibilidad de soltar, abrirse y dejar espacio para que luego crezca algo nuevo.

Una manera de seguir manteniendo la energía en nuestra práctica de yoga es a través de asanas (posturas) de extensión hacia atrás, o retroflexiones. Estas posturas son revitalizantes y mantienen el cuerpo activo, llenándolo de energía.
Es importante destacar que en este tipo de extensiones se debe tener cuidado, ya que realizar estas posturas en una espalda poco flexible puede causar daños en nuestra columna. Por ello es recomendable siempre calentar correctamente el cuerpo, especialmente la espalda y realizar las primeras extensiones con mucho cuidado y poco a poco, utilizando medias posturas antes de realizar las posturas completas, e incluso si no se está lo suficientemente preparado simplemente quédate en las variantes más sencillas.

Que la práctica sea un buen viaje hacia adentro.🙏🏻🤗