Natarajasana

Natarajasana (o también conocida como postura del bailarín) es, en la mitología hindú, la representación del Dios Shiva como el señor de la danza. Este personaje y su imagen es una de las más icónicas del arte y de la mitología hinduista.

Dios Shiva, el señor de la danza

Es una asana de equilibrio, que exige una buena movilidad de caderas y flexibilidad de hombros. Aunque la postura final de Natarajasana sea avanzada, existen variantes más sencillas para ir preparando nuestro cuerpo.

Beneficios físicos

Se estiran todos los músculos del pecho, hombros, cuádriceps y abdomen.

Das movimiento a la columna creando espacio entre las vértebras y flexibilidad en la espalda.

Mejora el equilibrio.

Beneficios energéticos

Buscando la estabilidad física encuentras la estabilidad mental.

Favorece el enraizamiento y la concentración.

Activa el tercer centro energético,  Manipura Chakra.

¿Qué necesito trabajar para conseguir Natarajasana?

Se necesita una buena flexibilidad en la columna, para conseguir arquear la espalda adecuadamente.

Es importante abrir el pecho y realizar una buena rotación de los hombros para coger el pie con las dos manos (en la postura final)

Trabajar el equilibrio es fundamental para tener estabilidad en la postura.

Seguramente algunos días puedas mantener perfecto tu equilibrio, pero otras esta estabilidad se ve más afectada y sientes que todo tu cuerpo se tambalea: esto es parte del baile, de tu baile.

A través de Natarajasana podemos ver como se encuentra nuestra mente, nuestro cuerpo, nuestro estado de ánimo y nos ayuda a permanecer en el momento presente, en el aquí y ahora.

¿Te unes a este baile?

Namasté.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.
Privacidad