Flexión hacia adelante

El post de hoy va dedicado a las asanas de flexión hacia adelante. Estas suelen ser unas posturas que a priori parecen necesitar mucha flexibilidad para poder realizarlas y llegar con nuestras manos al suelo o llegar a cogernos los pies. Y sí, estas asanas requieren de flexibilidad, pero otra parte muy importante es saber cómo colocarse para entrar en la postura correctamente.

¿Qué beneficios nos aporta?

A nivel físico, en estas posturas se alarga toda la parte posterior del cuerpo, estirando todos los músculos y creando espacio entre las vértebras, oxigenando nuestros discos intervertebrales. Además ayudan a masajear toda la zona abdominal, relajando los órganos y mejorando la digestibilidad.

A nivel emocional, son posturas que nos ayudan a la introspección y a la observación hacia nuestro interior, ayudando a conectar con nosotros mismos, reduciendo sensaciones de estrés y ansiedad, y aportando calma y claridad a nuestra mente.

¿Qué debo tener en cuenta a la hora de realizar estas asanas?

En primer lugar, debes ir con cuidado a la hora de realizarlas, ya que si no se hace de manera correcta o fuerzas la postura más de la cuenta puedes lesionarte la espalda baja, ya que tiras en exceso de la zona lumbar para ir hacia adelante y esto es un gran error.

Para entrar en la postura es importante en todo momento tener la espalda erguida, una espalda redondeada en estas asanas solo nos llevará a lesiones.

La cabeza siempre es lo último que baja. Para ello, es importante alargar el abdomen y meter el ombligo y las ingles bien hacia dentro y hacia atrás: nuestra intención es llevar el pecho y el abdomen hacia nuestros muslos y no la cabeza.

Los isquiones deben ir bien dirigidos hacia atrás (en las posturas en sentado) y hacia arriba (en las posturas de pie).

El movimiento en estas asanas nace desde la cadera, es nuestra bisagra, la que nos permitirá ir hacia adelante.

La respiración debe ser fluida, larga y profunda. No retengas la respiración sino no podrás avanzar en la postura.

¿Por qué no llego a tocarme los pies?

Las flexiones hacia adelante no son nada fáciles. Requieren tener muchas zonas del cuerpo bien trabajadas y flexibles.

Seguro que (o bien has pasado por este momento o sigues en el proceso) al practicar Uttanasana quieres llegar con las manos al suelo, o en Paschimottanasana, que quieres llegar a coger tus pies, pero no puedes. Esto puede frustar, pero ¡no tengas prisa!

-Trabaja la flexibilidad de tus caderas para que te ayude a realizar el movimiento desde esta articulación.

-Flexibiliza la parte posterior de tus piernas. Muchas personas tienen estos músculos acortados y les impiden hacer la flexión hacia adelante. Pero con la práctica todo llega.

Respira, fluye, y sumérgete en el mundo de estas posturas.

Uttanasana

Nos vemos en el mat.

Namasté.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.
Privacidad