enero 2020

CERRAR CICLOS

Que haya paz

El nuevo año acaba de empezar y con ello muchos nos proponemos nuevas metas y objetivos, pero ¿has pensado en la importancia también de cerrar ciclos?

Tan importante es abrir nuevos ciclos y aventuras como aprender cuándo una etapa llega a su fin, ya que para poder avanzar es necesario cerrar.
Para poder cerrar primero debes dejar ir. El principal objetivo de cerrar ciclos es ponernos en paz con el pasado inmediato, para seguir adelante sin que lo vivido nos afecte. Simplemente observa las señales que te llegan, aprende a vivir sin apego, cuando te veas metido en un mismo círculo sin salida aprende a dejarlo ir, sin más.

Si realmente quieres avanzar cierra aquellos ciclos que no te hacen feliz, que no te aportan nada y que te mantienen estancado. Cerrar ciclos es vital para nuestra paz mental.

Como me dijo un amiga «Todos los finales son principios disfrazados de oportunidades»😊😜 Gracias @maria

1º Yama: Ahimsa

pasccimanamaskarasana

Los yamas se podrían definir como una serie de códigos éticos y morales, por los cuales se rigen todos los practicantes de yoga. Para entenderlo, serían como los pasos o normas que un yogui debe seguir y tener en cuenta en su práctica.

Ahimsa, el primer yama, significa no-violencia o no causar daño. No solo no-violencia hacia los demás, sino también hacia nosotros mismos. Y este último es el que voy a desarrollar en este post.

En la practica de las asanas (posturas) Ahimsa se refiere a no forzar ninguna postura para lograr el objetivo final, cada uno debe observar y saber escuchar su cuerpo, no forzarlo. Por tanto, es muy importante ser consciente de como mi cuerpo se encuentra en esa postura y saber en qué momento aflojar, teniendo en cuenta mis límites.
A veces el ego nos hace querer llegar a la postura final sin que nuestro cuerpo esté preparado, y aquí es cuando debemos aplicar el primer yama, ser conscientes de aquello para lo que mi cuerpo está o no preparado en ese momento.

De lo contrario, si dejamos que nuestro ego fluya, si no llevamos a la práctica Ahimsa, nuestro cuerpo va a sufrir, provocando dolencias, lesiones y malestar.

Escucha a tu cuerpo siempre. Permite que sea él quien te guíe, quien te permita avanzar y no tu ego. El reto es dejar que nuestro cuerpo evolucione a su ritmo y a través del autoconocimiento y la conciencia sobre él nos ayudará a encontrar la respuesta correcta.

Namasté.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.
Privacidad