1º Yama: Ahimsa

Primer Yama

Esta semana en mis clases de yoga he empezado a introducir a los alumnos el primer Yama: ahimsa, no-violencia.
Los yamas se podrían definir como una serie de códigos éticos y morales, por los cuales se rigen todos los practicantes de yoga. Para entenderlo, serían como los pasos o normas que un yogui debe seguir y tener en cuenta en su práctica.

Ahimsa, el primer yama, significa no-violencia o no causar daño. No solo no-violencia hacia los demás, sino también hacia nosotros mismos. Y este último es el que he empezado a introducir en clase.

En la practica de las asanas (posturas) Ahimsa se refiere a no forzar ninguna postura para lograr el objetivo final, cada uno debe observar y saber escuchar su cuerpo, no forzarlo. Por tanto, es muy importante ser consciente de como mi cuerpo se encuentra en esa postura y saber en que momento aflojar, teniendo en cuenta mis límites.
A veces el ego nos hace querer llegar a la postura final sin que nuestro cuerpo esté preparado, y aquí es cuando debemos aplicar el primer yama, ser conscientes de aquello para lo que mi cuerpo está o no preparado en ese momento.

El reto es dejar que nuestro cuerpo evolucione a su ritmo y a través del autoconocimiento y la conciencia sobre él nos ayudará a encontrar la respuesta correcta