cris

Salamba Sirsasana

Sirsasana

Sirsasana se considera la reina de las asanas. Es una de las posturas más efectivas y completas para el desarrollo de cuerpo y mente. Aunque para realizar esta postura se requiere bastante fuerza, también hay una parte que es cuestión de concentración y conciencia de tu cuerpo.

Es una asana exigente a nivel físico, pero sin el dominio de la mente y de los ajustes adecuados es complicado hacer un buen sirsasana .

Esta asana nos ayuda a conseguir estabilidad y serenidad, tanto física como mental. El equilibrio en esta postura es fundamental, y se consigue con el trabajo de la concentración. Con Sirsasana, generamos una conexión directa de la cabeza con la tierra, que nos ayudará a liberar tensiones, aliviar el estrés y aumentar nuestra energía.

Aunque a priori parezca que todo el peso de nuestro cuerpo recae sobre la cabeza esto no es así. Todo el peso va enfocado en los antebrazos, de manera que liberamos completamente el peso de nuestra cabeza. Por tanto, se requiere un buen trabajo de la cintura escapular, brazos y hombros.

¿Cómo subir a Sirsasana I?

Se puede subir a esta asana de diversas maneras, pero la más adecuada siempre va a ser subir sin impulso, ya que nos podemos caer y hacer daño en la cervical. La mejor manera es subir con control del cuerpo, aunque nos lleve más tiempo de aprendizaje.

-En primer lugar debes medir la distancia entre tus hombros (los codos no se deben abrir, deben estar a lo ancho de tus hombros).

-Entrelaza las manos (debe quedar una especie de triángulo de tus brazos y manos) y coloca el tope de la cabeza (la parte más plana) en el suelo, junto a las palmas de las manos.

-Eleva las rodillas del suelo, y dirige el glúteo hacia el techo. Ve caminando con las puntas de los dedos hacia ti, hasta que tus caderas estén en línea con tus hombros.

-Ahora, activa bien Uddhyana banda (activa abdomen) y lleva una rodilla al pecho, la otra rodilla, y a continuación ve extendiendo las piernas, juntas, a la vertical.

Para mantener el equilibrio una vez arriba, es importante mantener las piernas juntas como si fuesen una sola; dedos apuntando hacia el techo y zona del core completamente activa. Empuja bien el suelo con los antebrazos para no cargar el peso en la cervical.

Para desmontar, baja despacio las piernas y quédate unos segundos en la postura de balasana (postura del niño) no te levantes de golpe.

Contraindicaciones

No debes realizar esta asana si tienes alguna lesión o hernia en la zona cervical.

No debes realizarla si tienes la presión arterial alta.

No es recomendable realizarla durante los primeros días de la menstruación.

Conseguir tener un nivel avanzado en Sirsasana no es cuando consigues subir, sino cuando aprendes a mantenerte, cuando aprendes a respirar dentro de la postura, a sentir y a ser consciente de todo tu cuerpo. Hasta que no domines la postura principal no debes pasar a realizar las variantes. Es un postura lesiva si no se hace correctamente, así que lo mejor es aprender a realizarla con un profesor cualificado.

Es una asana que a mi personalmente me encanta. Hay muchas variantes en Sirsasana, es divertida y desafiante, ya que nunca acabas de aprender y de descubrir diferentes formas.

Variante de Salamba Sirsasana I

¿Te animas a ponerte boca abajo?

Namasté.

Asanas de equilibrio sobre los brazos

bakasana

Las asanas de equilibrio sobre los brazos me parecen unas de las posturas más intensas y desafiantes del Yoga. Son asanas que requieren mucha fuerza ya que solo nos sostenemos de las manos. Pero, no solo necesitamos fuerza de brazos, sino también fuerza y activación de abdomen, fuerza en las piernas, así como también equilibrio para mantenerte en ella. En definitiva: necesitan una activación total del cuerpo.

Los equilibrios de brazos requieren de cierta paciencia en su aprendizaje ya que hay que buscar el punto de equilibrio y levantar los pies del suelo. Al principio, seguramente, solo te podrás mantener unos segundos, pero con la práctica y según se vayan fortaleciendo brazos y muñecas se podrá permanecer más tiempo en la postura.

Además, son un tipo de asana que nos ayuda a trabajar el miedo, a probar cosas nuevas y salir de la zona de confort, ya que en este tipo de posturas muchas veces el mayor reto es a nivel mental. Aprendemos con ello a ser constantes, a no rendirnos y ser conscientes de que con el trabajo y la práctica todo se consigue.

Beneficios

Fortalece brazos y muñecas.

Fortalece y tonifica el abdomen y el core.

Mejora la concentración.

Nos enseña y ayuda a controlar más nuestro cuerpo.

Contraindicaciones

No debes realizar este tipo de posturas si sufres alguna lesión de muñeca o si sufres síndrome del túnel carpiano, ya que las muñecas soportan mucho peso.

La asana de este post (Bakasana) es una de las primeras de equilibrio de brazos que se suelen aprender en Yoga, pero hay muchísimas más, cada cuál más desafiante. ¿Te animas a probarlas?

Nos vemos en el mat.

Namasté.

2 cosas que no deberías hacer si practicas Yoga

adho mukha

Seguramente en alguna ocasión mientras estabas practicando Yoga has tenido algún sentimiento de frustración por no poder hacer alguna asana (postura). Además, si practicas yoga con otras personas o hechas un vistazo a Instagram no habrás podido evitar compararte con otras.

En este post te voy a hablar sobre por qué no debes frustrarte ni compararte con nadie.

No te frustres

Las clases de yoga están enfocadas principalmente en trabajar las asanas, la parte física del yoga. Debes saber que el yoga no es simplemente hacer posturas, es una filosofía y un estilo de vida dónde las asanas solo forman una parte muy muy pequeña de lo que engloba el Yoga.

Esta filosofía está compuesta por varias ramas, entre las que podemos encontrar: la respiración, la meditación, ciertos códigos éticos y morales, la concentración, el control de los sentidos y las asanas. Como ves las asanas no son el fin, sino una parte del Yoga.

No debes medir tu nivel en la práctica simplemente por las posturas que puedes o no puedes hacer. La transformación del yoga debe ser un proceso interno y no solo midiendo nuestras habilidades físicas. Es importante dejar el ego personal a un lado y disfrutar del proceso, de los avances poco a poco y de los cambios internos que te aporta la práctica del yoga.

Cada uno deberíamos encontrar una práctica coherente con nosotros mismos, con nuestras posibilidades físicas y mentales, donde la postura no sea el fin, sino un medio para la observación de uno mismo.

No te compares

Cada persona tenemos un cuerpo diferente, una composición y unas características diferentes. Todos no somos iguales. Hay personas más flexibles, otras que tienen más fuerza, otras con más habilidad…

No te fijes en lo que hacen los demás porqué eso te puede llevar a sentimientos de frustración. Cada persona tiene un cuerpo distinto, y lo que para ti puede ser muy complicado para otra persona puede ser muy sencillo, y eso está bien.

Cuando más te empeñes en conseguir hacer una asana posiblemente más bloqueos y más dificultad vas a encontrar, pero si te liberas, si asumes que todo lleva su tiempo los avances irán fluyendo. Si consigues aceptar tus limitaciones, aceptar lo que tu cuerpo te da y disfrutar de tu práctica, con la constancia y el esfuerzo los resultados saldrán solos. Céntrate en el progreso y en lo que sí puedes hacer.

“No te compares con nadie, el yoga es un camino personal y recuerda: no eres ni mejor ni peor, simplemente eres tú y eso nadie lo puede superar”

Namasté.

Backbends – extensiones de espalda hacia atrás

backbend

Una columna vertebral sana es una combinación de fuerza, firmeza y flexibilidad. Las extensiones de espalda hacia atrás posiblemente sean de las posturas más intensas en la práctica de yoga. Estas asanas son revitalizantes y mantienen el cuerpo activo, llenándolo de energía.

Si te paras a pensar, en nuestro día a día no solemos realizar extensiones de espalda hacia atrás. Todo lo contrario pasa con las extensiones hacia adelante, están presentes en nuestra vida diaria. Esto provoca que la flexibilidad de la columna hacia atrás se vaya perdiendo, dando lugar a una columna más rígida.

Con la práctica constante de las retroflexiones, provocamos en nuestra columna el movimiento de cada vértebra, devolviendo la flexibilidad y la salud a nuestros discos vertebrales.

Es importante saber que el movimiento no se origina exclusivamente desde la espalda. Para poder realizar la extensión de nuestra columna completamente hacia atrás es necesario no solo tener flexibilidad en la columna sino también en todos los músculos que se encuentran en la espalda.

¿Qué necesitamos para realizarlas?

-Buena movilidad en la columna
-Músculos de la espalda flexibles
-Músculos del abdomen y de los cuádriceps flexibles y activos
-Adecuada apertura de pecho
-Buena rotación de hombros

Cuidado con las extensiones

Es importante destacar que a la hora de practicar las extensiones se debe tener cuidado, ya que realizar estas asanas en una espalda poco flexible puede causar daños en nuestra columna, provocando desplazamientos discales o, en el peor de los casos, hernias.
Por ello es recomendable siempre calentar correctamente el cuerpo, especialmente la espalda y realizar las primeras extensiones con mucho cuidado y poco a poco, utilizando medias posturas antes de realizar las posturas completas, e incluso si no se está lo suficientemente preparado simplemente quédate en las variantes más sencillas.
Durante la práctica es muy importante saber escuchar a tu cuerpo, pero en este tipo de âsanas aún más.


Pierde el miedo

Para muchas personas la práctica de los backbends puede ser estresante, puede provocarnos miedo o pensamientos negativos que van a hacernos creer que no seremos capaces de realizarlos.

Hay que derribar de nuestra mente algunas ideas preconcebidas para poder avanzar en la práctica de yoga. Déjate llevar y seguro que podrás llegar mucho más lejos de lo que crees.

Nos vemos en la esterilla.

Namasté.

Hombros flexibles

hombros

El hombro es una articulación con una gran movilidad. Con el paso de los años y con la adquisición de malos hábitos posturales acabamos llevando los hombros hacia adelante, creando tensión y debilidad en la zona dorsal y en la zona cervical, además de provocar cada vez menos movilidad en esta articulación.


El cuidado de la postura corporal es de vital importancia para mantener nuestra espalda sana. Con una buena higiene postural y evitando realizar movimientos repetitivos y forzados le darás a tu cuerpo el cuidado que se merece.

La colocación de los hombros hacia atrás alejados de las orejas dará lugar a una cintura escapular más fuerte, reduciendo además esa tensión y ese dolor que aparece debido a estos malos hábitos.

Hombros y yoga


Además de mejorar nuestra postura corporal, tener unos hombros flexibles y con buena rotación interna y externa nos va a permitir realizar muchas asanas de yoga, como Urdhva Danurasana, Pincha Mayurasana, Ustrasana, Eka pada rajakapotasana…

Aumenta el rango de movilidad de tus hombros y consigue esta flexibilidad a través de la práctica de Yoga.


Nos vemos en la esterilla.

Namasté

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.
Privacidad