junio 2021

108 saludos al sol el Día Internacional del Yoga

namaskarasana

El 21 de junio se celebra el día internacional del Yoga. Este día es muy importante para los yoguis y yoguinis, y una de las costumbres que tenemos de celebrarlo es realizando 108 saludos al sol.

108 saludos al sol

El día internacional del yoga coincide además con el inicio del verano. Da paso al solsticio de verano: dejamos una estación y nos adentramos en una nueva, recibiendo los cambios.

Es costumbre realizar 108 Surya Namaskar (“Surya” significa sol, “namaskar” saludo) como ritual justo en este día en el que el sol brilla durante más tiempo, ya que se conoce como el día más largo del año. Es una forma de agradecer a la vida y al sol por su energía, por la vida y la luz que nos ofrece.

A parte de este motivo, los 108 saludos al sol también se suelen realizar con otros propósitos como abrir o cerrar ciclos, o preparar nuestro cuerpo para los cambios que están por venir. Suelen realizarse principalmente en los cambios de estación, sobre todo de primavera y verano, con la finalidad de renovar las energías vitales.

¿Por qué 108?

108 es considerado un número sagrado en la cultura hindú.

El número 1 representa a lo divino, Dios.

El número 0 representa el vacío.

El número 8 representa el infinito, lo eterno.

Además de esto, 108 tiene otros significados como que el diámetro del Sol es 108 veces el diámetro de la Tierra; en la astrología hay 12 casas y 9 planetas, y esto multiplicado por dos da 108; las letras del alfabeto en sánscrito (lengua de la India) son 54. Cada letra tiene su parte masculina y femenina por tanto da un total de 108; hay 108 formas de danza en la tradición India; los Japa Malas (rosarios tibetanos) tienen 108 cuentas…

Así podríamos encontrar muchas más referencias sobre el 108, por tanto, nos queda claro que para la cultura y la religión hindú el 108 es un número sagrado, y ya sabemos porqué se realizan 108 saludos al sol.

Todo yogui puede hacer los 108 saludos al sol

Esta es una práctica intensa y, aunque 108 parezca muchísimo, no te agobies, la práctica la puedes adaptar a tu ritmo y realizar las variantes que necesites.

Una de las principales intenciones de realizar los 108 surya namaskar es poder conectar con nuestro interior y hacer de esto una práctica meditativa en movimiento.

Es una experiencia muy bonita. Te recargas de energía, te mueves, fluyes con la respiración y das la bienvenida al solsticio de verano, para abrazar todos aquellos cambios y experiencias que la vida te vaya trayendo.

“El yoga es un camino, una forma de vida, una elección diaria”

Feliz día internacional del Yoga.

Namasté.

Los yoga sutras de Patánjali

los yoga sutras de patanjali

Los yoga sutras de Patánjali son un conjunto de 196 aforismos (textos breves) que hablan sobre la mente, el sufrimiento y la liberación. Esos aforismos cubren todos los aspectos de la vida y están agrupados en cuatro capítulos o “padas”.

Es uno de los documentos espirituales más importantes del mundo de la práctica del yoga, que data de más de 2.000 años de antigüedad.

En estos textos, Patánjali analiza las cualidades y las funciones de la mente, y nos habla de los 8 pasos del yoga: un camino que todo yogui debería seguir para superar los obstáculos que nos vayamos encontrando a lo largo de la vida, consiguiendo con ello que nuestra vida sea mucho más plena y feliz.

Patánjali habla de Yoga como “aquietar la mente” o “detención de los procesos mentales”, es decir, poner la mente en silencio. Cualquier actividad mental te puede ayudar, pero también te puede causar problemas. ¿Cómo aquietamos la mente? Según Patánjali nos dice, a través de la meditación.

En el capítulo 1 (Samādi pāda) resume todo el conocimiento de la mente y cómo esta funciona. Habla del yoga y de los 5 procesos mentales: método básico de la meditación, entusiasmo, obstáculos que encuentra el practicante, técnicas para superarlos y tipos de Sāmadhi (quietud mental).

En el capítulo 2 (Sādhana pāda) nos habla sobre los 5 primeros pasos del yoga. En este capítulo trata más la práctica y los medios que uno debería utilizar para llegar a Sāmadhi.

En el capítulo 3 (Vibhuti Pada) se describen los 3 últimos pasos del yoga.

En el capítulo 4 (Kaivalya Pada) trata sobre la libertad como destino. Nos hace entender que sí es posible dominar la mente, desarrollar una percepción clara y liberarnos del apego.

Es un texto que todo practicante yogui, interesado en esta disciplina tan bonita, debería leer en algún momento de su vida. Hay muchas versiones, pero si es la primera vez que lo lees te recomiendo la traducción de Sri Swami Satchidananda, ya que todos los sutras llevan comentarios y aclaraciones que facilitan la comprensión de estos.

Accede al libro pinchando en la imagen.

Es un texto que no solo nos habla del yoga, sino de la vida en general, y que podemos aplicar a nuestro día a día.

Es un libro maravilloso para reflexionar acerca de la vida.

Namasté.

Abrir el pecho, abrir el corazón

kapotasana

Las asanas de apertura de pecho son muy eficaces para relajar y destensar toda la zona alta de la espalda, sobretodo hombros, pecho y zona dorsal.  

Las emociones suelen acumularse en ciertos músculos de nuestro cuerpo, dando lugar a dolor de espalda, de cervical y de trapecios. Con el trabajo de la apertura de pecho queremos soltar todas esas emociones y ese estrés que, sin darnos cuenta en muchas ocasiones, se van apoderando no solo de nuestro estado emocional sino del físico también.

A través de la apertura de pecho nos abrimos al mundo, dejamos de ir por un momento a nuestro mundo interior. Esta práctica nos hace cambiar la postura corporal, ya que aprendemos a llevar nuestros hombros hacia atrás, manteniendo una postura más erguida y estable, mostrando más seguridad en nosotros mismos.

Una las posturas estrella de apertura de pecho en yoga es Urdhva Dhanurasana.

Urdhva Dhanurasana

En la práctica de este tipo de asanas se va generando un movimiento energético de Anahatha, al Chakra del corazón. Liberando este chakra podemos mejorar algunos problemas de carácter respiratorio y/o cardíaco, así como trastornos a nivel emocional. Anahatha nos da paz y armonía.

Abrir el pecho, abrir el corazón, significa soltar ese peso, sentirnos más libres y fluir con nuestra verdadera naturaleza.

¿Te animas a soltar?

Namasté

Elongar los isquiotibiales

utthita hasta padangusthasana

Una de las barreras que más solemos encontrar al inicio de empezar a practicar Yoga es la falta de elasticidad, sobre todo en la zona de los isquiotibiales. Es una sensación de tensión en la que notamos que nuestro cuerpo no puede flexionarse ya más hacia adelante.

Los isquiotibiales son tres músculos largos que se encuentran en la parte posterior de nuestros muslos. Estos nos permiten flexionar la rodilla y extender la cadera.

Cuando permanecemos mucho tiempo sentados, estos músculos no están realizando ningún esfuerzo, están inactivos y su longitud es más corta. Esto conlleva a que los isquiotibiales se acorten y tengamos esa sensación de tensión y falta de flexibilidad. Esta tensión mantenida en el tiempo puede provocar lesiones en los discos vertebrales, modificación en la inclinación de la pelvis y por lo tanto, un cambio también en la curvatura normal de la espalda.

Todo esto, a nivel de práctica de Yoga, da cierta dificultad en la realización de asanas de flexión hacia adelante como uttanasana, prasarita padottanasana o pascimottanasana, entre otras.

Utthita hasta padangusthasana 1

En las clases de Yoga se trabaja la elongación de estos músculos, creando más flexibilidad. En muchas ocasiones no son solo los músculos los que están tensos, sino también los tejidos conectivos y la fascia (todo lo que rodea al músculo) haciendo que los avances sean más lentos.

Cambia tus hábitos

Aunque en tus clases de Yoga se trabaje la flexibilidad de las piernas, si después volvemos a nuestros hábitos de siempre los músculos volverán a su estado natural, volverán a acortarse. Por ello, si quieres conseguir avances deberías modificar algunos aspectos de tu día a día:

Utiliza la silla (sofá) lo menos posible.

Si tu trabajo no te lo permite, levántate cada 20-30 minutos, estira las piernas. La musculatura se atrofia, y por mucho que practiques en clase no obtendrás mejoría.

No lleves al máximo tus extensiones hacia adelante.

Si forzamos demasiado durante la práctica no conseguiremos relajar y flexibilizar los isquiotibiales y además, la musculatura se podría desgarrar. Cuida tu cuerpo durante la práctica y aplica el primer yama Ahimsa.

No te frustres si no llegas a tocarte los pies, si no puedes extenderte bien hacia adelante. Nuestra vida fuera del mat puede hacer que este progreso sea más lento, ya sea por nuestro trabajo, porque practiquemos otros deporte, por nuestra vida “sedentaria”… Es importante seguir con la práctica, relajar esos músculos, e intentar cambiar los hábitos también fuera de la esterilla.

Namasté.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.
Privacidad