meditacion

La meditación

meditar

La meditación es una parte indispensable del yoga. No se entiende la práctica de yoga sin la meditación.

Este es un proceso sencillo, pero no implica por ello que sea fácil. En la actualidad, estamos acostumbrados a trabajar y mejorar nuestra limpieza exterior y corporal. Nos preocupamos de tener unos buenos hábitos de higiene de nuestro cuerpo, pero la gran mayoría ni se ha planteado tener también el hábito de hacer una limpieza interior, una limpieza de mente.

A través de la meditación liberamos la mente de todo aquello que nos perturba en nuestro día a día. Meditar limpia el subconsciente de pensamientos negativos, de aquello que nos trae dolor y no nos deja avanzar.

Para entenderlo bien “la meditación hace a la mente lo que el sistema inmunológico al cuerpo: toma aquello que no le pertenece y lo hecha fuera”. (L.C.S.Khalsa. Kundalini yoga).

La ansiedad, la depresión, la tristeza, el dolor, la ira… todas estas emociones son negativas para nuestro cuerpo y nuestra mente, y no es lo natural, no es lo que debería ser.

La meditación no solo trae paz interior, también conlleva beneficios a nivel físico y a nivel emocional. Pero meditar solo depende de ti, nadie puede hacerlo por ti.

Hay muchísimas formas y técnicas de meditación. Todo el mundo puede, y debería, meditar. Las meditaciones guiadas son perfectas para iniciarte en el mundo de la meditación. Puede que al inicio no notes todos esos cambios o beneficios que te comento en este post, pero es como todo, con la práctica se consigue y con la práctica serás consciente de todos los avances.

Con la meditación te encontrarás en un estado de felicidad y plenitud. Capaz de tomarte las cosas del día a día de otra forma y seguir viendo la parte positiva, aunque ocurran sucesos negativos en tu vida.

La meditación te prepara para afrontar todas las complicaciones y para poder cambiar la manera en la que afrontamos y nos relacionamos con los desafíos de la vida.

Meditar te lleva a saber realmente quién eres y a moverte por el mundo con más libertad y seguridad.

Namasté.

¿Para qué sirven las asanas en Yoga?

padmasana

Si pensamos en una clase de Yoga nos viene a la cabeza una secuencia de asanas (posturas) y movimientos, normalmente dinámica, en la que ejercitamos todos los músculos y parte de nuestro cuerpo.

Todos estos “ejercicios” nos pueden ayudar a mejorar nuestra salud, nuestro cuerpo físico, nuestra flexibilidad, fuerza… pero en la antigüedad, ¿cuál era la finalidad de la práctica de asanas?

Antiguamente, la práctica de yoga en muy pocas ocasiones incluía asanas o movimiento de nuestro cuerpo. Según el Hatha Yoga Pradipika (uno de los textos más antiguos dónde se describe el Hatha Yoga) solamente se conocían unas 15 asanas. La práctica iba enfocada al trabajo meditativo. Con el tiempo, los nuevos textos han ido ampliando el número de asanas.

Realmente, el propósito de la práctica de yoga es entrar en un estado meditativo para llegar a la claridad y la liberación. Por tanto, el propósito de realizar una clase llena de asanas dinámicas es alcanzar un cuerpo saludable y fuerte que permita al yogui meditar durante muchas horas.

Si nuestro cuerpo no está sano, si tenemos dolencias, si no está bien ejercitado, nos va a resultar imposible permanecer durante horas sentados en la postura de meditación (siddhasana), ya que cada dos por tres tendremos la necesidad de movernos y además estaremos centrados en qué parte del cuerpo se me ha dormido, en cómo me duele la espalda… y todo ello va a perturbar el enfoque en la meditación, ya que estaremos pendientes de todo lo externo.  

Por tanto, la finalidad real de practicar posturas en Yoga es alcanzar un cuerpo saludable para poder permanecer durante horas en la postura de meditación sin que nuestra mente se vaya a ninguna parte, sin distracciones. Se dice que una vez hayas conquistado la postura de Siddhasana, el resto de asanas no sirven para nada.

La evolución de las posturas a lo largo del tiempo ha ido alejando la práctica de asana de su estilo original, en el que se mantenían posturas sentadas durante mucho tiempo para llevar una práctica meditativa profunda.

Obviamente, en la actualidad el estilo y el ritmo de vida es totalmente diferente al que se tenía hace miles de años, por eso lo más habitual hoy en día es encontrar clases de Yoga muy dinámicas dónde la asana es la principal protagonista.

Con este post simplemente quería que conocieses la finalidad real de las posturas en Yoga, y que el yoga es mucho más que conseguir y hacer posturas bonitas.

Feliz semana.

Namasté.